Restauración

El proceso de restauración de la película nacional “Caliche Sangriento” ha causado reflexión en nosotros sobre el trato hacia el patrimonio fílmico.

Aquella película que se mostrase en 1970 en el festival de Cannes junto a “Valparaíso, mi amor” de Aldo Francia en una modesta exhibición, aquella obra en que un equipo de cinco personas se mantuvo en el desierto por mas de un mes sufriendo el rigor de jornadas soleadas sin almuerzo ni agua, al ser redescubierta hoy aparece ante nuestros ojos completamente mutilada, sucia, destrozada e intervenida.

Grande fue la sorpresa al abrir las latas oxidadas de la obra “Caliche sangriento” y encontrar que el film se encontraba mutilado en su totalidad. Al comenzar la revisión se detectó que las copias habían sido manipuladas en primera instancia por empalmes de cemento, algunos muy mal efectuados llegando a imprimirse en la película los dedos de quien efectuara esta labor de sacar planos y fotogramas que deben haberse estropeado en las sucesivas proyecciones. Además, ambas copias fueron cortadas y empalmadas con scotch de película, apareciendo secuencias con una coloración absolutamente distintas unas de otras, afectando mucho mas a la banda de sonido óptico del film.

Y aún mas, los inicios y finales de la copia ya comenzaron su nivel de deterioro a nivel avanzado, empezando algunos planos a perder la imágen, o bien simplemente dar con la sorpresa que muchas escenas se encuentran podridas y se han perdido para siempre.

El cine, tal como la pintura, la escultura, la música, las artes visuales o la arquitectura, merece un sitial que consolide su caracter, su tradición y su mirada. El arte es y será una particular visión del mundo. Y el cine, en su mas amplia gama de estilos, escuelas, tendencias o formas, es una forma exepcional de plasmar el alma humana de manera artística. Abstracta o concreta, reflexiva o humoristica, satírica o complaciente, propagandística o con punto de vista, discursiva o panfletaria, irregulares u obras maestras…cada una de las obras pertenecientes al patrimonio fílmico de la humanidad deben preservarse con el cuidado que se preserva un edificio del siglo XV y con el respeto con que se guarda una deidad Maya. Y aún así, una obra no está restaurada hasta que se exhibe, en su contexto tal como una obra pictórica.

Restaurar “Caliche Sangriento” de Helvio Soto es una reflexión sobre el respeto al acervo audiovisual nacional, en cualquier formato o cualquier soporte. Nunca mas debería repetirse que tras abrir una lata de película, se descubra que miles de manos, con dudosa autoridad y criterio, se dieron la libertad de intervenirla, a tal punto que esta vez habrá que recuperar la obra plano a plano, fotograma a fotograma, para devolver una obra que no le pertenece solo a una persona, sino a la humanidad entera.

Un fragmento de la obra emblemática de Helvio Soto, maestro de gran parte de la generación de cineastas contemporáneos.

Las películas no tienen que ver con la entretención. Es verdad, entretienen, pero su objetivo fundamental trasciende la pantalla, la instantaneidad de la proyección, lo efímero de una escena proyectada.

Con los años, las películas adquieren un valor añadido, el tiempo, la base elemental de construcción de una película, juega el papel de otorgarle una proyección distinta a una película, pero a la vez puede terminar por degradarla hasta destruirla. El tiempo dentro de una película es un elemento vital y lleno de aristas.

Caliche Sangriento, por ejemplo, en su momento fue censurada por que ofendía el honor de nuestra ptria y los soldados. Nadie reparó en que cada persona puede tener una mirada distinta de la historia, y que esa opinión personal sobre nuestro propio país es que nos hace ciudadanos. Un pueblo sin voz es casi como un pueblo sin historia. Que es casi lo mismo que un país con una historia oficial, artificios muchas veces organizados de manera gloriosa pero con muy poca profundidad y perspectiva histórica, la misma perspectiva que puede otorgar una película, un libro, un diario, un noticiero o una crónica casera.

Gracias a muchos noticieros de TV o reportajes de prensa escrita aparecidos días despues del golpe de estado del 11 de Septiembre de 1973, es que podemos entender aquellos terribles sucesos históricos, y nosotros, que nacimos mucho después, poder forjarnos una idea y tener una opinión de lo terrible que fue para nuestro país una Dictadura. El cine, y las artes en su mas amplio espectro, están para ser precisamente una mirada. Los medios de comunicación, en todos sus estilos, enfoques, líneas editoriales o tendencias, proyectarán en la historia ese particular momento. Gracias a todos los textos que se han encontrado es que hemos podido reconstruir nuestra independencia, nuestros próceres y nuestros mártires anónimos. Así podemos tener también una opinión válida de aquellos lejanos hechos por los elementos, lo material se ha transformado en hostoria, en nuestra historia y en nuestras raíces. Las bitácoras de O’Higgins, la bandera que hizo Javiera Carrera, los cuadros de Rugendas…todo ellos es parte de nuestras raíces y por supuesto de las raíces de los que vendrán mas adelante, de los nietos de nuestros nietos, que podrán entendernos a nosotros entendiendo a su vez aquello que pasó hace mas de cien años atrás.

Una película como “Caliche Sangriento” estará presente como parte de nuestra memoria recién ahora, que está en su etapa final de restauración. Pero faltan tantas películas! ¿Dónde están las otras películas de Helvio Soto? ¿Y el retso de las películas que hizo Raúl Ruiz antes del ’73 en Chile?

La tarea ahora es ardua, “Caliche” es una primera piedra, que esparamos no se interrumpa y continúe no solo con la exhibición del film sino con la recuperación de la obra entera de Helvio, un maestro de nuestro cine.

Una respuesta

  1. Necesito los datos del día que se publico el siguiente articulo, y quién lo redacto. por favor!!

    APOYO TESIS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: